12/04/2017

Quién y por qué ha de contratar un seguro de vida

Normalmente cuando nos hablan de contratar un seguro "no obligatorio" tendemos a fruncir el cejo y pensar "¿otro gasto más? ¿Y para qué?"

El principal motivo es que no nos vemos como un potencial tomador del seguro. Si somos jóvenes porque tenemos mucha vida por delante y si, por el contrario, somos "seniors" porque pensamos que nos van a cobrar mucho por el mismo. Bien sea por una cosa o por la otra siempre encontramos excusas para no contratarlo. 

Pues bien, lo primero que vamos a tratar es quién debe de contratar la póliza de vida. Si está usted dentro de uno de los siguientes casos convendría que se lo pensara. Si está en más de uno, ya casi sería una obligación, más adelante explicamos por qué:

- Si tiene hipoteca

- Si tiene algún crédido personal

- Si tiene hijos estudiando

- Si su pareja no tiene ingresos o los tiene modestos

En toda hipoteca o crédito se firma un contrato en el cual se especifica que usted va a pagar una cantidad X de dinero mensual hasta el vencimiento del mismo. Pero lo que la mayoría de personas no sabe es que ese contrato pasa a sus herederos en caso de fallecimiento del tomador del mismo. Es decir, si usted tiene una hipoteca y, por desgracia, fallece, su mujer y sus hijos se tendrían que hacer cargo de la misma. Si sus herederos cuentan con ingresos suficientes y van desahogados no tendrán mayor problema pero si es usted el que ingresa la mayor parte del dinero en casa van a tener un problema y muy serio. La segunda desgracia después de la muerte de un familiar cercano es que te deshaucien de tu propia casa así que imagine por un momento que le ocurren las dos cosas, una detrás de otra, en un breve espacio de tiempo. 

Otro caso habitual es tener la casa pagada pero los hijos estudiando en la universidad. Muchos estudiantes optan por la península para cursar sus estudios superiores y, también en muchos casos, los de grado medio. En caso de fallecimiento sus hijos podrían tener dificultades para acabar los estudios o bien el esfuerzo sería tremendo porque tendrían que trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Todo ello quedaría mitigado en el caso de tener una póliza de vida. Sólo el año pasado se indemnizaron a más de 55.000 familias en España por los motivos antes mencionados. Realmenter son un salvavidas para el bienestar de su familia. 

Pero no sólo protegen ante una defunción, también quedaría usted protegido durante su vida si le ocurriera alguna de estas desgracias:

- Invalidez

- Enfermedad grave

En estos casos, si una invalidez le imposibilitara continuar con su actividad profesional, sería el seguro de vida el que le otorgaría una renta monetaría que variaría en el tiempo en función de lo contratado (por esta razón es muy importante tener un buen asesor).

También si cae gravemente enfermo, diagnosticándole cáncer, insuficiencia renal, infartos de miocardio o enfermedades de las arterias coronarias, entre otras, podrá solicitar a su compañía un anticipo de capital, de una parte o la totalidad.

Resumiendo, el seguro de vida es UN SALVAVIDAS. Si sólo usted trae ingresos a casa o bien si la suma de los sueldos de la pareja es modesta prácticamente es obligatorio contratarlo. 

 

  • 1/1

Sello calidad Axa